Realizar un buen mantenimiento es primordial para el aspecto de sus suelos aceitados.
Los suelos de madera aceitados, tanto de interior como de exterior, necesitan un mantenimiento específico para que se mantengan en un óptimo estado. El tratamiento más acertado para la conservación de un suelo de madera en el exterior es aplicar aceite. El aceite nutre e hidrata la madera evitando que ésta llegue a su estado anhidro (gris y astillada). Con la llegada del verano y las altas temperaturas la madera instalada en paramentos horizontales, sufre mucho el castigo de los rayos solares y las altas temperaturas. Dependiendo de la zona geográfica, del tipo de agua (más o menos calcárea, más o menos salina) temperaturas que soporte etc… la frecuencia de mantenimiento será
distinta. Haciendo un correcto mantenimiento, conseguiremos tener la tarima con el mismo aspecto que el primer día.
Los limpiadores con un PH elevado dan muy buen resultado en la limpieza de suelos extremadamente sucios, pero tienen el inconveniente, de que disuelven y eliminan el aceite aplicado en el pavimento. El limpiador Bona para suelos aceitados (Bona Oil Cleaner) posee un PH bajo, contiene aceite en su
composición y dos funciones en su aplicación: elimina la suciedad y aporta nutrientes al suelo aceitado.
Puede limpiar su madera de exterior o interior tantas veces como quiera.
No recomendamos el uso del agua para la limpieza diaria, pero si el uso de métodos de limpieza en seco.

Tienda: http://www.micasabona.es/